miércoles, 16 de diciembre de 2009

Desde El Silencio...




Hace horas que no duermo, sin saber porque. A pesar de tener motivos de sobra para ello, desconozco qué hace que me mantenga despierto a esta hora silenciosa, del casi amanecer. Será el día, la noche, la cifra o el hermoso e inevitable recuerdo. No sé.
Aunque resulte difícil de creer de un tiempo a esta parte, "hermoso e inevitable" se han convertido en sinónimos de "recuerdo". Ni siquiera yo lo entiendo, y sinceramente, no quiero ni necesito hacerlo...

Desde el Silencio, solo quebrado por la fragilidad de esta canción, pienso en el valor de las Mujeres Valientes y en su valentía también. Solo veo un color en la cara oculta de mis ojos grises cada vez que parpadeo; y es puro fuego. Siento una calma y un silencio extremo unido a un sentimiento de paz y de armonía cada vez que respiro.
A veces las personas se ponen trabas para no lograr lo que se proponen y a veces se dan cuenta de que vencer es maravilloso. Cuando la victoria va unida, irremediablemente, a la felicidad común, a un proyecto conjunto. Porque la mayoría de las ocasiones, como ya he dicho muchas veces aquí, desear lograr la felicidad de la persona que uno ama, es hacerse feliz a uno mismo, y viceversa.

Tu que no existes, como tampoco lo hago yo. Cuando en realidad cada minuto que pasa, es un minuto más que has vivido, has sentido y has existido. Como también lo hago yo. Sin embargo, piensas, sabes, conoces, aseguras y Nada más. Y cuando la nada es lo único que te hace no pensar de manera distinta, o no desear o no necesitar, se convierte invariablemente en el todo, y entonces cada uno de esos minutos importa tanto como todos los demás, pues son lo que lograrán que el siguiente paso se dé en una dirección o en la opuesta.

¿Qué te hace distinta al resto de las mujeres que habitan este planeta? Duermes como una mujer, sueñas como una mujer, haces el amor como una mujer, ríes como una mujer, caminas moviendo tus caderas como una mujer, te emocionas como una mujer y tu corazón está protegido por tu pecho, exactamente como en las demás mujeres. Y late con la misma fuerza. Y sin embargo…

Eres Única.

Yo solo sé lo que mis ojos ven, lo que mis manos tocan y mis sentidos sienten. Y eso no es Nada. Te lo aseguro.

Ni siquiera la luz del flexo me acompaña esta noche. No quiero que esté.

Sonrío en el silencio y me siento extrañamente plácido. Me conozco.
Hay un vacío rodeándome, engullendo la presencia vacía que me acompaña.
Supongo que mi ausencia, acompañándote en mi lugar, me echará de menos.


"She takes just like a woman,
She makes love just like a woman,
And she aches just like a woman
But she breaks just like a little girl."



3 comentarios:

  1. Paso a desearte una innolvidable Navidad

    Bienvenida a La Casa de La Tentación.

    ResponderEliminar
  2. Bufff, me ha encantado encontrarte, porque tu texto me ha transportado a momento que he vivido.
    Gracias.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar